Presentación AAAA Historia AAAA Testimonios AAAA Noticias

 

Estos Estatutos fueron aprobados en su totalidad, tras dos años de trabajo y reflexión, en reunión general del Proyecto Bolivia del 8 de marzo de 1997, en Benalmádena (Málaga), y se reformaron, tras un año de evaluación y revisión, en la reunión del Proyecto Bolivia del 17 y 18 de Septiembre de 2005 en Villa Onuba (Fuenteheridos).

 

ESTATUTOS DEL PROYECTO BOLIVIA

Índice: Interactivo. Pulsa para buscar lo que te interese. Para volver al índice pulsa los números de cada artículo.

IDENTIDAD: 

1  

ACCIÓN Y MISIÓN

 
Vocación Misionera: 2 , 3, 4   ESPAÑA  
Carácter Marista: 5, 6, 7, 8   Animación Misionera: 25, 26, 27, 28, 29
ESPIRITUALIDAD     Elaboración de proyectos: 30, 31
Experiencia mariana: 9, 10, 11   Reuniones: 32, 33, 34, 35
Vida de Familia: 12, 13, 14    BOLIVIA: 36
Sencillez: 15, 16, 17   Campo-Misión: 37, 38, 39, 40, 41, 42, 43, 44
Opción por los pobres: 18, 19, 20   Proyectos: 45, 46
Sentido de Iglesia: 21, 22, 23, 24   Régimen interno: 47, 48, 49, 50, 51, 52, 53, 54, 55
      Miembros y colaboradores: 56, 57, 58
      Presencia estable en Bolivia: 59, 60, 61, 62
      Modificación de los Estatutos: 63 

 

 

IDENTIDAD

 

1           El Proyecto Bolivia (en adelante PB) es un grupo cristiano, misionero y marista, centrado fundamentalmente en la evangelización y la educación. Está formado por personas que desde diferentes vocaciones orientan su vida hacia la misión y la realidad de los países del Sur.

 

VOCACIÓN MISIONERA

 

2          Cada miembro del grupo ha recibido la llamada misionera, por eso el PB tiene su razón de ser en el anuncio de la Buena Noticia de Jesucristo a los pobres.

 

3          Esa Buena Noticia es anuncio de liberación integral de cualquier forma de pobreza material y espiritual que aflige a las diversas comunidades campesinas de Bolivia, donde se desarrolla nuestra misión.

 

4          Huyendo de cualquier tipo de paternalismo, el PB reconoce que el pueblo campesino boliviano es el protagonista de su propia liberación.

             

CARÁCTER MARISTA

 

5          El PB considera como elemento constitutivo esencial su vocación misionera, siguiendo el espíritu marista. Nos sentimos continuadores de la obra de Marcelino Champagnat allí donde estemos

6          El término marista lo entendemos en su sentido más amplio: el de todas las personas, consagradas o no, que viven su fe desde la experiencia de Dios vivida por Marcelino Champagnat, al estilo de María.

 

7          El PB se integra en la misión apostólica de la Provincia Marista Mediterránea y nos sentimos enviados por ésta al colaborar en el sector Bolivia de la Provincia Santa Mª de los Andes.

 

 

8          Nos solidarizamos y nos alegramos en Cristo con todos aquellos grupos y personas que, dentro y fuera de la Iglesia, se sienten comprometidos en una opción por los pobres.

 

ESPIRITUALIDAD

 

 

EXPERIENCIA MARIANA

 

9          Tenemos a María como modelo de creyente comprometida con Jesús y su Evangelio.

 

10         En nuestra experiencia personal y de grupo, nos fijamos en María para vivir una fe alegre, confiada y valiente. Su sí incondicional en la anunciación nos invita a una total disponibilidad. Como ella en Caná, estamos atentos a las necesidades de nuestros hermanos y hermanas; y con ella en el Magnificat nos comprometemos en la construcción de la humanidad nueva anunciada por Jesús.

 

11         María lo ha hecho todo entre nosotros. A semejanza de Marcelino, depositamos en la Buena Madre nuestras ilusiones y esperanzas.

 

VIDA DE FAMILIA

 

12         Nuestras vivencia de grupo mira al hogar de Nazaret para buscar los valores en los que asentar nuestra convivencia: amor de unos para con los otros, compartir todo lo que cada uno es y tiene, actitud de servicio, corrección fraterna y sentido de unidad.

 

13         Nos preocupamos de todos, en especial de aquellos miembros del grupo que puedan estar pasando por situaciones difíciles.

 

14         Valoramos especialmente el clima de libertad y alegría que nos debe caracterizar, como expresión viva de la esperanza cristiana.

 

SENCILLEZ

 

15         Todos los componentes del PB nos sentimos instrumentos en manos de Dios para descubrir y hacer su voluntad.

 

16         Nos sabemos una pequeña parte de la iglesia, que trata de estar el servicio de los empobrecidos. No tiene sentido entre nosotros ningún tipo de vanagloria ni protagonismo.

 

17         Los miembros del grupo aportan desinteresadamente sus capacidades y habilidades al servicio de la Misión.

 

 

Opción por los pobres

 

18         Nuestra entrega preferencial a los más pobres nace de la experiencia que vivimos diariamente en nuestros ambientes, y carece de sentido sin una vida personal austera y pobre.

 

19         Reconociendo las terribles carencias que se dan en cada rincón del mundo, incluido nuestro propio país, y escuchando el grito de los pobres, optamos preferentemente por el campesino boliviano.

 

20        De acuerdo con el carisma de Marcelino Champagnat, son los niños y jóvenes de las comunidades campesinas los destinatarios preferentes de nuestra tarea pastoral y de promoción humana.

 

 

Sentido de iglesia              

 

21         Nos sentimos, dentro de la gran familia de la Iglesia, continuadores del carisma de Marcelino Champagnat, y de su experiencia de fe y compromiso con los más desfavorecidos de nuestro tiempo.

 

22        El PB se coordina pastoralmente con la Iglesia Boliviana del lugar donde se desarrolla nuestra misión.

 

23        Nos sentimos enviados por nuestras comunidades eclesiales de origen.

 

24        Nuestra forma de entender la misión Ad Gentes emana del Concilio Vaticano II. Nuestro compromiso con los más desfavorecidos se entronca con el Evangelio de Jesús y en línea con los documentos del Episcopado Latinoamericano.

 

 

ACCIÓN Y MISIÓN

 

        ESPAÑA

 

ANIMACIÓN MISIONERA

 

25        El PB quiere ser fermento misionero tanto hacia dentro como hacia fuera del grupo. Sus miembros participan activamente en cualquier campaña y actividad de carácter misionero, de forma especial en la Provincia Marista Mediterránea.

 

26        Participamos en las actividades misioneras de nuestras diócesis y parroquias, colaborando según nuestras posibilidades con la Delegación de Misiones.


27        El trabajo de animación misionera en la Provincia Mediterránea se hará de forma coordinada con la subcomisión de solidaridad de la Provincia,  los equipos locales de pastoral de las obras maristas, y los superiores de las comunidades maristas.

 

28        Objetivo importante del PB es potenciar el conocimiento de la realidad del campesinado boliviano y la obra marista de Bolivia.

 

29        Tratamos de garantizar, así como ofertar cauces que nos ayuden a profundizar en nuestra vocación misionera.

 

ELABORACIÓN Y PRESENTACIÓN DE PROYECTOS

 

30        El PB elabora Proyectos de Desarrollo, de acuerdo con los criterios recogidos en estos Estatutos.

 

31         Los Proyectos elaborados por el PB serán sometidos a la aprobación de la subcomisión de solidaridad de la Provincia, previamente avalados por el delegado del sector Bolivia, para presentarlos a SED o a otras instituciones con fines similares.

 

 

REUNIONES

 

32        El PB se reúne, aproximadamente, una vez al mes, según el calendario de reuniones aprobado por el grupo al principio de cada curso

 

33        Las reuniones del grupo se consideran momentos claves en la marcha del mismo, por lo que los miembros del PB se comprometen a asistir salvo causa de fuerza mayor.

 

34        Para profundizar en el sentido de Comunidad, y como preparación previa para el Campo-Misión, celebraremos  y animaremos juntos la Semana Santa en alguna zona rural desatendida pastoralmente. Este encuentro será fundamental para los vayan a participar en el Campo-Misión.

 

35        Con la finalidad de estrechar lazos con las comunidades de Hermanos y con la obra marista que nos acoge, en cada reunión procuramos tener algún encuentro con personas de la familia marista, hermanos y padres de los miembros del proyecto Bolivia.

 

        BOLIVIA

 

36        Los objetivos de nuestra acción apostólica en Bolivia son:

a)       Participar plenamente de la vida de las comunidades donde nos encontremos, favoreciendo el compartir y conocimiento mutuos.

b)       Ofertar un trabajo catequético-pastoral a todos los niveles.

c)       Trabajar por una promoción educativa seria, adaptada y práctica de los habitantes de estas zonas campesinas y de los maestros rurales, así como favorecer la continuidad de la educación de los niños/as campesinos.

d)       Potenciar el desarrollo integral de las comunidades campesinas: promoción de la mujer, educación sanitaria, capacitación de líderes, proyectos comunitarios de desarrollo, cooperativismo y otras iniciativas que favorezcan el crecimiento comunitario.

e)       Integrarnos de manera plena en la acción evangelizadora y de desarrollo que los Hermanos de la Provincia Sta. Mª de los Andes llevan a cabo en las zonas campesinas.

 

 

 

CAMPO-MISIÓN

 

37        Llamamos Campo-Misión a la experiencia comunitaria de trabajo misionero con las comunidades campesinas de Bolivia, que coincide generalmente con los meses de verano en España.

 

38        La experiencia del Campo-Misión tiene su razón de ser en cuanto apoyo al compromiso de los Hermanos de la Provincia Sta. Mª de los Andes por los más pobres.

 

39        Desde el nacimiento del PB, el Campo-Misión es uno de los momentos centrales entre sus actividades. Cada año tratamos de garantizar la presencia de un grupo en las comunidades campesinas, favoreciendo así una labor continuada.

 

40        Los miembros del grupo que participan en la experiencia la realizan basándose en los siguientes pilares:

a)       La misión se lleva a cabo comunitariamente y con sentido de ser enviados por Dios y por la Iglesia.

b)       Respetamos profundamente la idiosincrasia y la cultura del pueblo boliviano, tratando de vivir la experiencia encarnada en su realidad, adaptándonos a los medios de vida de los campesinos.

c)       Compartimos nuestro tiempo, acción apostólica, bienes personales y tareas domésticas. Acogemos fraternalmente a las personas que nos visitan.

d)       Practicamos entre nosotros el perdón y la corrección fraterna.

e)       Tenemos dos momentos fuertes de oración al día. En caso de presencia de sacerdote, uno de ellos en torno a la Eucaristía compartido con la comunidad campesina.

f)       Los fines de semana nos reunimos todos en una comunidad para compartir el trabajo de la semana, para orar juntos, y para reponer fuerzas de la labor realizada.

g)       Tenemos dos revisiones de la experiencia: una a mitad, y otra como conclusión de la misma.

h)       En nuestro paso por las comunidades maristas de la Provincia Sta. Mª de los Andes, nos adaptamos al ritmo de trabajo y oración de las mismas.

 

41         Las personas que marchen a Bolivia en meses del año distintos a los del Campo-Misión o decidan prolongar la experiencia, se adaptarán al ritmo de trabajo que se considere oportuno por parte de los Hermanos de la Provincia Sta. Mª de los Andes y, en su caso, de los miembros del PB que allí se encuentren.

 

42        Como grupo misionero aspiramos a que se constituya en Bolivia una comunidad enviada y estable, de miembros del PB, compartiendo la vida con los Hermanos del Provincia Sta. Mª de los Andes y con las comunidades campesinas.

 

43        Desde su nacimiento, los miembros del PB que viajan a Bolivia se costean el precio de su pasaje, así como su estancia. Entendemos que es una medida a mantener como signo de compromiso. En caso de dificultades económicas de alguno de ellos, el grupo se reserva estudiar cada caso.

 

44        Podrán participar en el Campo-Misión los miembros del grupo que reúnan los siguientes requisitos:

a)       Tener estabilidad y madurez personal y emocional adecuadas a la experiencia a vivir.

b)       Haber participado activamente en las reuniones a lo largo del curso.

c)       Haber participado con el grupo en la animación de la pascua rural.

d)       Asumir el sentido comunitario de toda la experiencia.

e)       Tener la aprobación del consejo de animación y la subcomisión de solidaridad de la provincia.

El consejo de animación podrá flexibilizar algunos de estos requisitos en casos concretos.

 

 

PROYECTOS 

 

45        La labor de concienciación e intermediación para promover el desarrollo de las comunidades se manifiesta, entre otras actividades, en la elaboración de proyectos de desarrollo que reúnan las siguientes características:

a)       Se trata de acciones y actuaciones que surgen de la propia comunidad y que, una ver estudiada su viabilidad, se asumen por el acuerdo de los comunarios y sus autoridades, reunidos en asamblea. Nos queda claro que las comunidades campesinas son protagonistas de su propio desarrollo.

b)       Ha de tratarse de iniciativas que vayan en beneficio de toda la comunidad, o de la mayor parte de ella.

c)       El PB apoyará prioritariamente aquellas iniciativas de carácter educativo y pastoral, sin dejar de apoyar con su presencia todas aquellas iniciativas de otras organizaciones que contribuyan al desarrollo de las comunidades campesinas.

d)       Todas las iniciativas se intentará ponerla en conocimiento de las autoridades provinciales y departamentales, sabiendo que en ningún momento se trata de que el Estado eluda sus responsabilidades.

La subcomisión de solidaridad de la Provincia Mediterránea es el órgano encargado de dar el visto bueno a los proyectos solicitados por las comunidades para presentarlos a SED u otras instituciones con fines similares. Estos proyectos serán avalados por el delegado del sector Bolivia de la provincia Santa María de los Andes.

f)       La comunidad se comprometerá, por escrito, a correr con la mano de obra no especializada y los gastos, hasta donde les sea posible. De los acuerdos escritos que se firman se dará conocimiento a las autoridades de la zona para dotarlos de efectividad.

g)       En todo momento se hace patente a la comunidad de la labor de intermediación que realiza el PB y de la inexistencia de fuentes de financiación propia, pudiendo darse el caso de no poder llegar a financiar la totalidad de un proyecto en un período de tiempo concreto.

h)       El PB es consciente y reconoce la labor de los hermanos de Bolivia en el seguimiento y ejecución de los proyectos aprobados,  sin olvidar que el último responsable de su realización es el mismo PB.

 

46        En la animación para el desarrollo integral de las comunidades campesinas, somos conscientes de nuestro papel de dinamizadores. Huimos del paternalismo y, sobre todo, de la creación de falsas expectativas sobre nuestra capacidad real de apoyo en recursos humanos y económicos.

 

 

RÉGIMEN INTERNO

 

47        El PB en si mismo no tiene entidad jurídica. El responsable último de su marcha y actividades es la Provincia Marista Mediterránea, a través de la subcomisión de solidaridad, siempre que aquellas hayan sido aprobadas previamente por ésta.

 

48   El ámbito principal de comunicación y coordinación del PB con la Provincia Mediterránea es la Subcomisión de Solidaridad.

 

49        La subcomisión de solidaridad delega en un responsable, propuesto por el grupo, encargado de  coordinar el PB. Este responsable recibe el nombre de Animador del PB y formará junto con otras dos personas elegidas por el grupo el Consejo de animación. Los tres prestarán este servicio por un periodo de dos años, renovables una sola vez.

 

50        En el supuesto de imposibilidad sobrevenida de cumplir el cargo por parte del Animador del PB, otro miembro del Consejo de animación asumirá la tarea hasta la elección del nuevo animador en la siguiente reunión y tras el nombramiento por parte de la subcomisión de solidaridad.

 

51         Las funciones específicas del animador Provincial son:

a)       Servir de enlace con la subcomisión de solidaridad de la Provincia Mediterránea y con los hermanos del sector Bolivia de la provincia Santa María de los Andes.

b)       Ejercer de representante oficial del PB.

c)       Convocar y presidir las reuniones del grupo y las del consejo de animación.

d)       Realizar las gestiones y preparativos necesarios para el desarrollo del Campo-Misión.

e)       Animar a cada miembro del grupo a plantearse y discernir su vocación misionera y los compromisos que asume.

f)       Intervenir en la resolución de dificultades de funcionamiento o de relación de los miembros del PB.

 

52        El PB se compromete a llevar adelante una bolsa común con aportaciones voluntarias de sus miembros y de cualquier persona o entidad simpatizante con el PB para mitigar posibles dificultades económicas. El grupo nombra a un Administrador. Este servicio se ejercerá por un periodo de dos años.

 

53        El grupo elige a un Secretario, encargado de levantar acta de las reuniones. Este servicio se ejercerá por un período de dos años.

 

54        Las funciones del Consejo de Animación son:

a)       Garantizar el talante y espíritu misionero del PB, así como las tareas asumidas en materias de formación, discernimiento y compromiso.

b)       Ofrecer materiales y pautas para la formación.

c)       Tomar decisiones pertinente entre reuniones (convocatorias, temas económicos, de animación, proyectos, dificultades...).

d)       Tomar decisiones desde el espíritu de estos estatutos de cara a la admisión de nuevos miembros al grupo y a las personas que participarán en el Campo-Misión o que marchen a Bolivia en otros momentos del año, que deberán ser ratificadas por la subcomisión de solidaridad de la Provincia Mediterránea.

e)       Animar a cada miembro del grupo a plantearse y discernir su vocación misionera y los compromisos que asume.

f)        Intervenir en la resolución de dificultades de funcionamiento o de relación de los miembros del grupo.

 

55        Siendo coherentes con nuestra espiritualidad y vivencia de grupo, los miembros del PB asumimos con madurez las decisiones del Consejo de Animación.

 

 

MIEMBROS Y COLABORADORES

 

56        Son miembros del PB aquellas personas, mayores de 20 años, que manifiestan su disposición, cada curso, de participar plenamente de la dinámica del mismo, asumiendo el estilo y espíritu de estos estatutos.

 

57        Antes de la incorporación de una nueva persona, ésta debe estar bien informada y acompañada por alguien del grupo, que informará de su interés en la reunión anterior y lo pondrá en contacto con el Consejo de Animación para su admisión. Ésta se podrá producir hasta el mes de Diciembre de cada curso.

 

58        Los miembros del PB solicitan su incorporación a la ONGD S.E.D. como voluntarios o socios, desarrollando su actividad en dicha organización en la delegación regional Mediterránea

 

 

PRESENCIA ESTABLE EN BOLIVIA

 

59        Entendemos por presencia estable, comprometerse a permanecer, al menos, durante un curso escolar completo en Bolivia.

 

60        A las personas, miembros del PB, que permanecen de forma estable en Bolivia, les denominamos voluntarios de cooperación. 

 

61         Al colaborar en la obra marista de Bolivia, el voluntario de cooperación se guiará por estos Estatutos. En todo caso, se coordinará con la subcomisión de solidaridad de Provincia Mediterránea y los Hermanos de Bolivia. 

 

62        El resto del grupo pone especial atención en mantener correspondencia continuada con los voluntarios de cooperación, orar por ellos, visitar a sus familias y acogerlos una vez que termine su estancia en Bolivia.

 

Modificación de los Estatutos

63        Para efectuar alguna reforma, total o parcial, de estos Estatutos se requiere mayoría de dos tercios de todos los miembros del PB, previa petición de un tercio de los mismos, el Consejo de Animación o la subcomisión de solidaridad de la Provincia Mediterránea. Las propuestas aprobadas por el grupo, tras el visto bueno del Consejo Provincial, serán incorporadas a partir de la siguiente reunión.